Nanotubos para desalinizar el agua del mar


Según publica la revista Nano Letters, ingenieros estadounidenses del Rensselaer Polytechnic Institute de Troy han descubierto la forma de controlar el flujo de agua a través de membranas de carbono del tamaño de nanotubos. Estas, rechazan de manera natural el agua, canalizándola e, incluso, tienen la capacidad de controlar su flujo y de detenerlo, utilizando leves cargas eléctricas.

Esto se lograría ajustando e invirtiendo los voltajes, y además se trata un sistema de filtración ligero y económico, extremadamente eficiente, y con una precisión sin precedentes. Entre las varias aplicaciones que tendría, la más importante sin duda sería la de desalinizar el agua del mar para convertirla en potable, pero incluso se podría separar de forma inmediata una hebra específica de ADN de la cadena biológica original.

Pese a que los presentan un alto nivel de rechazo al agua, se suministra a la membrana del nanotubo un potencial positivo pequeño, de sólo 1,7 voltios, y al agua un potencial negativo. De esta forma, los nanotubos dejan rápidamente de repeler el agua para pasar a bombearla a través del tubo. Sólo con invertir la polaridad de los nanotubos, el equipo descubrió que podían poner en marcha o detener el flujo del agua a través de ellos. Si se administra una pequeña carga positiva, el agua se mueve por el tubo, y cuando la carga se invierte, el agua deja de fluir.