Una empresa de Muxika lanza un nuevo combustible elaborado a base de serrín


Combustibles tradicionales como el gasóleo, el gas natural, el propano o el carbón cuentan con un nuevo competidor en el mercado vasco. El pellet de madera, un producto elaborado a base de serrín prensado que se encuadra dentro del grupo de las denominadas energías renovables. «El valor de las emisiones a la atmósfera derivadas de su combustión es neutro. El dióxido de carbono que genera es igual al que absorben las plantas durante su crecimiento», apuntaron responsables de Enerpellet, la empresa de mayor producción de Euskadi, que tiene su sede en Muxika.

El nuevo combustible se comercializa en forma de pequeños cilindros de seis milímetros de diámetro y tres centímetros de largo, tanto en bolsas de quince kilos para uso doméstico o bien a granel, por medio de camiones cisterna. El coste de la instalación de calderas que permiten utilizar pellet en los hogares es superior al que requieren otros combustibles. Sin embargo, «estos equipos tienen una vida media de veinte años y en los cinco primeros ya se amortizan», apuntan los promotores de esta iniciativa. A su favor está también el hecho de que sea un 35% más barato que otros combustibles fósiles y su precio no es tan variable como el de estos últimos.

El nuevo producto -no causa olores ni vertidos contaminantes, y tampoco hay riesgo de explosiones- está dirigido principalmente a comunidades de vecinos, caseríos, viviendas unifamiliares, hoteles e industrias en general, aunque también puede emplearse en estufas. «En pisos con gas natural es más complicada su implantación porque requiere un lugar de almacenaje», reconocen desde la empresa.

En la actualidad ya existen varios agroturismos en Vizcaya y Guipúzcoa que emplean el pellet, y también algún invernadero. No son los únicos. Una urbanización de Oiartzun, que se encuentra en construcción, también tiene previsto implantar este sistema tanto para producir agua caliente como para calefacción.

La empresa Enerpellet, que cuenta con una planta de 2.000 metros cuadrados y capacidad para producir algo más de 30.000 toneladas anuales, integra como socios a varias serrerías de la Comunidad Autónoma. «De esta forma nos aseguramos la materia prima», apuntan las mismas fuentes que ya muestran su disposición de abrir dos nuevas plantas, una en Álava y la otra en Cantabria. El pellet es un producto muy utilizado en países del norte y centro de Europa.