Maiz en la pasarela


La iniciativa francesa BioHub, un proyecto de biorefinería de casi 100 millones de euros, es una de las 6 primeras ideas de la Agencia para la Innovación Industrial
Biohub se fundamenta en la generación de biopolímeros de usos diversos a partir de cereales y de maiz. A diferencia de la biotecnología vinculada a la salud (biotecnología roja) o la relacionada con el medio ambiente (biotecnología verde), la biotecnología blanca trata de aquellos procesos biotecnológicos que generan compuestos o materiales. En este grupo se encuentran los biofueles, como sustitutos de los carburantes derivados del petróleo. De hecho, los biopolímeros producidos por fermentaciones biotecnológicas utilizan biomasa vegetal (cereales, maiz, residuos vegetales,etc.) están ligeramente amenazando el petróleo como única fuente de obtención de plásticos, textiles y otros productos químicos diversos. Una edición especial de Newsweek de diciembre 2006 sobre los temas candentes del 2007, recoge esta dinámica como a tener en cuenta en el futuro. La sustitución de los intermediarios químicos por compuestos biológicos abre toda una serie de posibilidades a nuevas aplicaciones para los nuevos productos.

La consultora McKinsey predice que la biotecnología blanca conseguirá el 10% de las ventas de la industria química para el 2010; lo cual equivale a unos 125 mil millones de dólares. Aunque la mayoría de esta porción proviene del biofuel, muchos otros bioproductos pasarán a engrosar el ranking.
Aunque la distancia entre la biotecnología blanca entre USA y Europa no es abismal (a diferencia de los otros tipos de biotec) se dan allí algunos ejemplos de éxito. Por ejemplo, NatureWorks, subsidiaria de Cargill, fabrica una resina derivada del maiz que se utiliza en embalajes para Wal-Mart y un textil llamado Ingeo que ha formado parte de diseños de las más prestigiosas marcas como Armani y Versace. De hecho Oscar de la Renta participó en un desfile de modelos en el Congreso Mundial de Biotecnología Industrial y Bioprocesos del mes de julio. Esperemos que a las modelos no les entre hambre y que no se coman el maiz del vestido a modo de palomitas…