Desarrollan proceso para preservar manuscritos antiguos


Una fuerte importante de información sobre nuestro pasado histórico son los antiguos manuscritos que se han conservado hasta nuestros días. Pero no es fácil conseguir que permanezcan por siempre entre nosotros porque se degradan con el tiempo. Por ejemplo, se sabe que las tintas que se usaron en el medioevo contenían hierro. Átomos libres de este metal reaccionan con el aire formando óxidos y radicales libres que ataca la celulosa del papel. El primer tratamiento libre de agua para la conservación de este tipo de documentos fue presentado en Dublín en la conferencia de la British Association for the Advancement of Science el 5 de septiembre pasado.El método se basa en bañar los documentos afectados en una disolución orgánica que contiene sustancias alcalinas y antioxidantes. Esto ayuda a fijar los átomos de hierro, cobre y otros metales contenidos en la tinta, y les impide atacar el papel.Como la disolución no es acuosa se puede aplicar el tratamiento sin miedo a lavar información importante susceptible de disolverse en agua.El invento, que ha sido patentado, se espera que sea comercializado próximamente.Jana Kolar y sus colegas primero analizaron las tintas para saber su composición exacta y poder así atacar el problema. Creyeron que además del hierro, que ya se sabía atacaba los manuscritos medioevales, también se podrían encontrar otros metales porque en algunas recetas de tinta se usó también cobre (en la forma de sulfato) para dar un tono azulado a la escritura. El bombardeo de protones y los rayos X reveló, además del cobre, la presencia de cromo y manganeso. Descubrieron además, que estos metales juntos son peores que el hierro en su labor destructiva.El proceso InkCor combina antioxidantes y sales para parar la degradación, junto con álcalis para hacer del papel un medio menos ácido. El disolvente es una mezcla de heptano y metanol que se evapora rápidamente, desapareciendo del papel con facilidad. Aunque la receta exacta es, de momento, secreta por razones obvias.