Fundición de grafito esferoidal


Fundición de grafito esferoidal

La fundición esferoidal (GE) consiste en transformar las láminas de grafito presentes en este proceso en esferoides.

Esto provoca que, a igualdad de composición, las propiedades mecánicas y físicas de la fundición sean diferentes, según sea laminar o esferoidal la forma tomada por el grafito.





La fundición se distingue del acero porque en ella está siempre presente el carbono en exceso, además de la cantidad soluble en la estructura cristalina de la matriz metálica.




Habitualmente este grafito toma la forma de lámina durante la solidificación, dando origen a la fundición laminar (gris). Al añadir un elemento como el magnesio y utilizar el tratamiento adecuado, el grafito toma durante la solidificación, la forma esferoidal, dando origen a la fundición de grafito o fundición GE.




Otras características de la fundición son:




Buena resistencia a la corrosión natural.

Capacidad para absorber las vibraciones.

Facilidad de elaboración y propiedad autolubricante.


Respecto a la fundición de grafito esferoidal esta posee:






Características mecánicas más elevadas.

La capacidad para deformarse antes de la rotura es muy superior a la fundición laminar.

Un módulo de elasticidad casi como el del acero.

Una resistencia a la rotura por tracción y flexión de 2 a 3 veces superior a la fundición laminar o gris.

Una elevada resistencia a los choques.